Al final, todo compensa 9 mayo, 2019

Porque aunque estemos noches sin dormir, mezclando pedidos con apiretales, los éxitos son todos tuyos, y de los fallos…nunca dejamos de aprender.

Porque cuando necesitas flexibilizar horarios, ir al médico, a la función del cole, o a la exhibición de natación, no te importa recuperar el tiempo perdido de madrugada, si con eso vas a ver su cara de felicidad porque tienes tiempo para coger sitio en primera fila.

Porque cuando te felicitan por el trabajo bien hecho, eres un poquito más feliz, y tienes mucha más paciencia a la hora de la cena.

Porque aunque haya meses flojos, siempre tienes la ilusión de morir de éxito el mes siguiente, y esa ilusión se contagia, y eso, no tiene precio.

Porque aunque a veces tengas que estar contestando emails en el parque con ellos, es genial cuando te dicen «Mamá, yo de mayor quiero trabajar en lo mismo que tú».

Por todo eso y mucho más, ¡ánimo a todas las madres emprendedoras!

Porque al final, todo compensa.

De todo esto y algo más, hablamos en el programa «Aquí hay trabajo» el pasado lunes.

Haz click en «play» y ¡no te lo pierdas!

Al final, todo compensa.

 

 

 

« Invita con Oh my Kit!
¿Quién se resistiría a comer con el Principito o Peter Rabbit? »