Resaca post Halloween 2 noviembre, 2018

Padeciendo aún cierta resaca post Halloween, y en este viernes/lunes tan extraño, reflexiono sobre cómo nos hemos vuelto un poco locos en los últimos años. Que parece que esto del día 31 de octubre se ha convertido en la otra noche de Reyes para los niños.

Foto de @paulinamalinapl vía Instagram

Que si el disfraz, que si los caramelos, que si los globos en la puerta, que si hay que organizarse para ir de puerta en puerta porque en la urbanización hay 350 niños disfrazados, que si los padres también se tienen que disfrazar porque claro si no los niños no se quieren poner la capa de drácula que nos ha costado 15 euros (¡en el chino!)….¡qué agotamiento!

Foto de @mae_e_festeira_ vía Instagram

Y que conste que no miro a nadie, que aquí vendemos y promocionamos unos kits ideales para la ocasión, para que recojan los caramelos o para tenerlos preparados en casa para cuando llamen a la puerta.

Y que soy la primera que hizo peregrinación al chino más grande del barrio para hacerme con todos los ítems halloweeneros posibles, y que yo también salí de allí que parecía que iba a rodar la tercera parte de El Conde Drácula o similar…pero ¿realmente es necesario? Yo creo que no, pero nos metemos en la rueda, y por ver estas caras, pues hacemos lo que sea.

Y es que queremos ser las madres de año, y los padres, y nos metemos una presión infinita a nosotros mismos. Y si nos lo curramos menos que el vecino nos sentimos hasta un poco culpables.
Pues oye tú, prohibido. Prohibido sentirse mal. Que bastante tienes con lo tuyo. Que ya eres la mejor madre (o padre!) del mundo y que te mereces un respiro.

Y para todos vosotros, estos nuestros kits.

Que puedes regalar en cualquier ocasión (porque molan mogollón).

Desde nacimientos a cumpleaños, hasta el día de la madre o del padre (aunque estos días los inventara también El Corte Inglés)

Pincha aquí para saber qué llevan estos kits dentro o aquí para contarnos como los quieres personalizar (les metemos lo que tú quieras!)

 

« Paz y buen rollito en cada esquina (de tu oficina)
Una novia Cosalinda »