Una boda en Sevilla 27 marzo, 2019

Mi amiga Miriam se casó el pasado agosto con el amor de su vida. De su vida de verdad, porque Luismi y ella llevan juntos la mitad de ella.

Y ¿qué se pone una cuando llega el día más esperado después de 15 años?

Un traje de María Palomo Couture, en gasa y crepé con espalda descubierta, encajes de algodón tipo bolillos y cristales en blanco mate.

Los zapatos eran de  Uniqshoes

El ramo, silvestre, de La Galería de Jesús Fuertes,

Y aunque la novia sea la novia, el novio, estaba también guapísimo.

Llevaba un traje azul de Sastrería7

Tanto la ceremonia civil como la posterior celebración fue en la finca Los Molinillos, una de mis favoritas y donde ya he tenido la suerte de estar en 3 bodas diferentes.  Pero esta vez, fue algo especial, porque la fecha permitió una cena al aire libre, y a mi no hay nada que me guste más que eso.

La boda estuvo llena de momentos especiales…

Pero sin duda,  yo me quedo con estar todas juntas. Algo que por la distancia geográfica que nos separa, últimamente no pasa muy a menudo.

Bueno, me quedo con eso, y también con lo bien que lo pasamos con la música en directo de The Flamenkings

Pero sobre todo sobre todo, me quedo con ellos.

Fotos: Momento Bodas

« ¿Quién se resistiría a comer con el Principito o Peter Rabbit?
Nunca son demasiadas hamburguesas »